viernes, 5 de agosto de 2016

Sobre el Museo


Gracias por el comentario del señor Camps Briceño. El Museo del Transporte Guillermo Jose Schael cobraba dos bolívares cada entrada de adulto. Muchos de los que llegaban argumentaban algo desfavorable a nuestro derecho a ofrecer lo que el Museo es o ha sido. Insultos entre los más peregrinos argumentos soportaban quienes estaban encargado de canjear el ticket por un par de bolívares (de los viejos).
Así las cosas, la directiva optó por suspender el cobro con lo cual dejamos de diferenciarnos del resto de las instituciones museísticas en casi todas partes del mundo donde el visitante contribuye con algo de dinero al patrocinio de las instituciones ofrecen servicios culturales, de recreación, conservación de patrimonios, etcétera. No fue un decisión impuesta por gobierno alguno. 
En principio eso resolvimos para salvaguardar el respeto que merece cualquier persona en el desempeño de sus funciones, en el caso que nos ocupa, cobrar un modesto estipendio por concepto de entrada. Dudamos que nuestro país, alguien cancele 10 dólares para ingresar a cualquier museo o exposición a no ser en el caso de los eventos comerciales organizados periódicamente por quienes se ocupan de tales asuntos. 
Cuesta trabajo suponer que alguien que ingrese al Museo del Transporte en Caracas, asuma sin remilgos sufragar el equivalente a 10 dólares (o menos) a título de contribución al sostenimiento de colecciones , remuneración al personal, sufragar gastos propios de instituciones museísticas cuya prioridad es conservar patrimonios con que cuenten en aras del bien público, la educación y la cultura. 
Muy ilustrativa la experiencia del museo al cual alude en el comentario del señor Camps Briceño. Gracias le damos por ofrecernos tan interesante información. Para abundar en el tema de la gratificación por uso de espacios, informamos a los interesados que, por ejemplo, el Consorcio Fonbienes, contraviniendo lo establecido en convenio que tiene con la FMT, apenas cancela cuatro dólares (4US$) en su equivalente actual en bolívares (cuatro mil bolívares mensuales a la tasa de cambio libre), por el usufructo del espacio que ocupan las instalaciones que regenta en el área norte del Museo, donde están ubicadas valiosas piezas ferroviarias a cuya conservación está igual de comprometido por el mismo contrato, pero desatendidas por el concesionario.
Los directivos con los quienes tratamos el tema que por no resolverlo lastima el funcionamiento del Museo, se resisten no a bondades sino al puro y simple cumplimiento de lo convenido en el contrato hasta esta fecha vigente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada