miércoles, 11 de septiembre de 2013

Bólido de Plata o Ala de Gaviota que era para Pancho Pepe Cróquer

Pérez Jiménez apreciaba los buenos automóviles y disfrutaba sentarse al frente del volante. No dejó de hacerlo mientras fue presidente de la República.

Debió tener buenas relaciones con la gente ligada a la marca Mercedes Benz pues no sólo recibió el primer Bólido de Plata llegado al país sino que encargó camionetas de la misma marca para la escolta presidencial.

En 1956, salía bien de su casa en El Paraíso o de Miraflores, tripulando el 300SL Ala de Gaviota. Solía decir Mario Matute Bravo, uno de sus ayudantes más cercanos: “A mi general le gustaba correr y las primeras autopistas le vinieron como anillo al dedo para hacer de las suyas en su Bólido de Plata”.

En la cabina –por cierto nada cómoda- para los dos únicos pasajeros, tuvo a su lado a Juan Manuel Fangio, el gran campeón mundial de todos los tiempos, nada menos como copiloto. Fima Ruchman recalca que cuando Pérez Jiménez terminó de dar vueltas por Los Próceres, Fangio tomó el volante y desarrolla una velocidad que superó la alcanzada por el Presidente.

“Fue impresionante la aceleración por el as argentino inmortal… “–agrega Ruchman.
En el libro Venezuela: 100 años en automóvil (FMT, Caracas 2004), leemos que según el coleccionista Asdrúbal Fuenmayor –cofundador del Museo del Transporte en 1970 y años antes de la AAAA-, en Venezuela hubo 144 Ala de Gaviota, aproximadamente el 10% de los vendidos en el mundo. En su tiempo costaba en Caracas 33 mil bolívares (10 mil dólares de 3,35 bolívares).

Se ignora el destino del 300SL propiedad de Pérez Jiménez, tampoco del segundo traído al país por encargo de Pancho Pepe Cróquer, a quien como lo refería el general Solís Martínez -compenetrado con el automovilismo de competencia desde mucho antes que de concretarse las carreras internacionales en el Circuito de Los Próceres-, Gustavo Zingg, agente de Mercedes en el país luego que Guido Steinvorth dejara la representación de la marca germano occidental, llama a Cróquer para informarle que el presidente de la República se quedaría con el modelo que acaba de llegar de Alemania por lo que tendría que aguardar el segundo, ya en ruta hacia el puerto de La Guaira. ¡Cosas que ocurren en dictaduras!

En mayo de 1955, Pancho Pepe Cróquer informó a través de El Universal, que la afición local por el automovilismo deportivo era tal que se importaron en poco tiempo, automotores de carrera de diversas marcas de Estados Unidos y Europa por valor de más de medio millón de bolívares de la época. Sólo en Caracas contabilizaban unos 90 carros de competencia nuevos cuyo valor superaba millón y medio de bolívares.

Hasta hace pocos años apenas quedaban seis MB300SL, uno plateado propiedad de Antonio Valbuena, coleccionista de autos clásicos, aviador y hombre excelente de vida interesante. Varias veces lo trajo al Museo del Transporte y exhibía en los eventos preliminares a la creación del Mercedes Benz Club de Venezuela.

La pérdida del patrimonio automotor antiguo y clásico de Venezuela es un hecho que viene registrándose sin contención de ninguna especie no obstante la alerta que responsablemente se le ha planteado de velar por el patrimonio histórico nacional, privado o público. Las fotografías de archivo muestran el Mercedes Benz 300SL Bólido de Plata Ala de Gaviota propiedad de Valbuena.

A propósito de la mnción a Fangio y los MB 300SL, ver también: http://autoblog.com.ar/2013/09/se-inauguro-el-paseo-fangio-en-palermo/

Agrupación de fotografías del Ala de Gaviota que fue y conducía el presidente Marcos Pérez Jiménez. Gracias a Carlos Lachica, Francisco García Balestrini y Diego Dagnino.

 
Agrupación de fotografías del Ala de Gaviota que fue y conducía el presidente Marcos Pérez Jiménez. Gracias a Carlos Lachica, Francisco García Balestrini y Diego Dagnino.

Agrupación de fotografías del Ala de Gaviota que fue y conducía el presidente Marcos Pérez Jiménez. Gracias a Carlos Lachica, Francisco García Balestrini y Diego Dagnino.

Agrupación de fotografías del Ala de Gaviota que fue y conducía el presidente Marcos Pérez Jiménez. Gracias a Carlos Lachica, Francisco García Balestrini y Diego Dagnino.

Pancho Pepe Cróquer se hizo fanático del automovilismo de competencia desde muy joven. Murió trágicamente n Colombia mientras conducía un poderoso Ferrari.

Varias tomas del MB 300SL, de los últimos vistos en Caracas, propiedad del coleccionista de autos, aviador y hombre de negocios Antonio Valbuena.


Varias tomas del MB 300SL, de los últimos vistos en Caracas, propiedad del coleccionista de autos, aviador y hombre de negocios Antonio Valbuena.

Varias tomas del MB 300SL, de los últimos vistos en Caracas, propiedad del coleccionista de autos, aviador y hombre de negocios Antonio Valbuena.

3 comentarios:

  1. Épocas doradas de nuestra Venezuela, lamentablemente hemos sido un pueblo con fallas en la educación que ha elegido a sus gobernantes por un discurso medriocre y promesas de regalías que nunca llegarán ni mucho menos funcionan, debemos educarnos, elegir personas capaces y competentes que sean capaces de gerenciar una nación como la nuestra, esperemos algún día logremos avanzar y explotar el potencial que posee nuestro país y volver a ser una potencia como siempre debió ser. Espero alguien llegara a leer este mensaje y concuerden con mi opinión

    ResponderEliminar
  2. Épocas doradas de nuestra Venezuela, lamentablemente hemos sido un pueblo con fallas en la educación que ha elegido a sus gobernantes por un discurso medriocre y promesas de regalías que nunca llegarán ni mucho menos funcionan, debemos educarnos, elegir personas capaces y competentes que sean capaces de gerenciar una nación como la nuestra, esperemos algún día logremos avanzar y explotar el potencial que posee nuestro país y volver a ser una potencia como siempre debió ser. Espero alguien llegara a leer este mensaje y concuerden con mi opinión

    ResponderEliminar
  3. ¿El coche era fundido en plata, o es solo el nombre del modelo? Gracias.

    ResponderEliminar