lunes, 9 de septiembre de 2013

El Misterioso avión de Uquire

Durante la Segunda Guerra Mundial la isla de Trinidad se convirtió en un bastión muy importante de los aliados en el Caribe contra la lucha antisubmarina. Ante el ataque de los submarinos alemanes que echaron a pique una importante cantidad de buques mercantes yd e pasajeros de todos tipo y nacionalidades, fue reforzada de manera impresionante con ingentes cantidades de hombres, aviones y buques de todo tipo que realizaban patrullas antisubmarinas o escoltaban a los mercantes y petroleros entre Maracaibo, Aruba, Curazao y Trinidad. 

Asimismo sirvió como lugar de entrenamiento para la marina norteamericana. De hecho pocos saben que el Golfo de Paria fue el sitio donde los grandes portaviones norteamericanos entrenaron a sus tripulaciones para las grandes campañas aeronavales que tendrían lugar en el Pacífico. 

Es así como aquel entonces era frecuente ver frente a nuestras costas cazas, torpederos, bombarderos, aviones de ataque y antisubmarinos haciendo maniobras. Como es normal durante tan intensos entrenamientos ocurrieron accidentes aéreos de los que apenas se ha dejado constancia. Es allí cuando entran las leyendas de aviones que cayeron en Venezuela, al principio tan solo se sabía por testimonios, pues la censura para entonces era total, pero con los años se ha ido despejando el velo de esos accidentes. Los resultados de esas investigaciones arrojan un saldo de no menos de 15 aviones caídos en nuestro país, aunque es probable que haya otros que no conozcamos aún y que no figuran en los archivos norteamericanos. 

Por ejemplo uno de los más curiosos y que dio mucho que hablar fue un avión caído en una zona montañosa de la costa de la península de Paria, en el Estado Sucre en un lugar muy intrincado a 2000 metros de altura, en la cordillera de Providencia, cerca del pueblito de Uquire. Se sabía desde hace años por testimonios de campesinos de la zona que un avión norteamericano había caído allí en 1943. De hecho dos de los tres tripulantes heridos, bajaron la montaña y fueron rescatados y entregados a una comisión de la isla de Trinidad, sin embargo los esfuerzos por localizar el avión en el que todavía había un tripulante presuntamente fallecido, el radiotelegrafista no dieron fruto y al tiempo se abandonó la búsqueda. Habrían de pasar 27 años para que finalmente fuese encontrados los restos del aparato por un campesino y repatriados lo restos mortales del radiotelegrafista. 

Pero quedaba aún la pregunta sobre el tipo de avión que había caído allí. Se especuló sobre que era un torpedero Grumman TBM Avenger, pero algunas fotos que me mostraron alguna vez de los restos me hicieron pensar que no era tal avión, pues de lo poco que quedaba estaba el motor que no se parecía en nada al poderoso Wright 2600-200 del Avenger , también había una de la ruedas pegada a lo que parecía un tren de aterrizaje fijo. Pero en lo que quedaba del fuselaje se podía ver que era un avión de ala alta y no en el medio como el Avenger. Lamentablemente la persona que me mostró las fotos no la volví a ver más, ni a sus fotos y con el tiempo fui dejando el asunto así al no encontrar absolutamente nada en los archivos norteamericanos. Era de verdad un misterio, sobretodo porque los norteamericanos suelen tener archivados casi todos sus accidentes. 

De dónde habría salido ese avión fantasma, podría ser un avión civil, pero tampoco figuraba en ninguna base de datos venezolana. Hasta que buceando encontré en un par de documentos venezolanos el dato que me faltaba, estaba marcado entre los accidentes de ese año un avión norteamericano, pero perteneciente a la Royal Navy y basado en Trinidad que solía usarse para entrenamientos de navegación. Finalmente juntando todas las piezas sabemos que se trató de un Stinson AT-19 Reliant, (matriculado FK-825) versión militar del popular Gull Wing, de ala en gaviota del mercado civil que fueron vendidos en gran número a los ingleses durante la guerra. De los nombres de los tripulantes no hallé nada, sin embargo en lo escueto de la información que encontré el avión se internó en el Golfo de Paria para un entrenamiento de navegación y los sorprendió una tormenta que los desvió terminando por estrellarse en Venezuela. Todavía hay otros misterios como este por resolver de aviones desaparecidos en el país, que necesitan ser hallados para cerrar esa página.
                                                                                                               Fabián Capecchi

N.R. La enorme y concurrida base aérea Carlsen, en Trinidad, fue construida en 1942 por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en virtud del acuerdo de 1940 entre Washington y Londres que dio derecho a los estadounidenses a la construcción de aeródromos en territorios británicos del Caribe a cambio de medio centenar buques de guerra usados que Gran Bretaña necesitaba con desespero para proteger el Caribe de la Alemania nazi. Inicialmente, el aeródromo fue utilizado para apoyar las necesidades militares de la base principal, Waller Field, Cumuto. Las pistas llamadas Edimburgo, Jerez y Camden fueron utilizadas para emergencias. El campo de aviación Edinburgh fue renombrado Carlsen Field el 11 noviembre 1943 y Base Aérea Carlsen el 26 Mar 1948. Fue así como la vecina isla de Trinidad tuvo entonces un enorme complejo aéreo militar aliado con tres pistas de aterrizaje pavimentadas paralelas de 5000 x 150 pies/ 5000 x 150 pies y/ 2000 x 300 pies y un área de operación de dirigibles. Fue la mayor de todas las bases aéreas en Trinidad, siendo utilizados tanto por el Ejército como por y aviones bombarderos USAAF y aeronaves navales en las vecindades de Venezuela. Así sería hasta el 3 de noviembre 1943, cuando pasó a llamarse Carlsen. Esa infraestructura también la utilizaba la Royal Air Force.

Costas de Paria. foto Ernesto Roa

Costas de Paria. Foto: Javier Alcatraz

Tupidas montañas de la península de Paria contra las que se estrellaron aviones ingleses en vuelos de entrenamiento.

Stinson Reliant de la Royal Navy tomada de la red.

1 comentario:

  1. Benjamin Brandwijk Nodelijk informa que Nedo Paniz, insigne explorador venezolano, siguió las pistas que le dio un cazador en las montañas cercanas a Güiria y encontró un avión inglés de la 2da Guerra con los restos de su piloto adentro. El piloto fue entregado a las autoridades diplomáticas británicas en Venezuela y se le dio sepultura en el Cementerio General del Sur con honores militares. El hecho fue reseñado en la prensa de la época (creo que fue en los 70's) y se publicaron fotos de los restos del avión y del rescate. Nedo tiene toda esa información en sus archivos. Al igual que la información del avistamiento de un submarino alemán hundido en un ramal del delta del Orinoco, observado por el Capitán Harry Gibson. Gracias por la información que amplía lo que se sabe de sobrevuelos de aviones militares extranjeros sobre la península de Paria durante la II Guerra Mundial.

    ResponderEliminar