jueves, 25 de febrero de 2016

Los 25 años de la Asociación Venezolana de Automóviles Antiguos y Clásicos (AVAAC)

El domingo 28 de febrero de 2016, la , llevará a efecto como actividad central conmemorativa de sus 25 años, una caravana que recorrerá de la plaza Alfredo Sadel en avenida principal de Las Mercedes hasta el Museo del Transporte, donde esperan congregar durante algunas horas los vehículos que tomarán parte en el desfile.
Hace justo un año que un grupo de propietarios de autos clásicos afiliados a AVAAC. replanteó la conveniencia de “perpetuar a la asociación, no a sus juntas directivas” y a tal efecto, resolvió en asamblea realizada el último domingo de febrero de 2015, “que la directiva actual sea sustituida por la anterior de una manera temporal mientras se postulen otros asociados que tengan la voluntad de que la asociación siga avanzando con el mismo espíritu, propósito y razón por la que se fundó y que jamás desaparezca por intereses subalternos y precarios“. 
Entre otros coleccionistas y propietarios afiliados a la AVAAC se manifestaron Jorge Bello, Leonardo Casadiego, Arthur Da Silva, Enrique López, Hugo de Lellis, Miguel Delgado, Guillermo Vásquez, Sergio Otero, Martha Miñano Dilia Reyes, Jean Paul Millé, Ignacio Mora. Daniel Da Silva, Danny Sanabria, Numa Quevedo, Bernardino Pereira, Rubén Valero, Pedro Días, Danny Contreras, Vicente Sanseviero, Juan C. Sanseviero, Angelo de Oliveira,Egidio Latroniko, Joseph Kawan, Antonio Arvelo.
AVAAC es expresión viva del fenómeno que hace medio siglo se presentó debido al florecimiento de la inquietud por organizar a los propietarios de autos antiguos y clásicos. Cristalizó mediante la agrupación denominada AAAA. Esta se consolidó a propósito de dos desfiles que formaron parte del movimiento público como privado que debía dar realce a la conmemoración de los 400 años Caracas el 25 de julio de 1967. El Parque del Este fue punto de concentración y regreso de los grandes desfiles que movilizaron carruajes de todo tipo y tiempo como también a la gente a lo largo de las principales vías de este a oeste incluida la propia Plaza Bolívar en pleno histórico de la capital.
Las Cuatro A perdió fuerza pero sirvió a una causa mayor como botón de arranque del Museo y contribuir a que el coleccionismo ganara momentos luego distorsionados por ciertas medidas económicas del año 1983 y siguientes, determinantes de que algunos propietarios empezaran a vender en el exterior sus mejores carros.
Sin embargo, queda todavía una buena cantidad de piezas notables, menos en el Museo del Transporte que en garajes privados además de tantos carros entresacados de las chiveras y solares abandonados por gente entusiasta.
Desaparecida la AAAA, hace treinta años nació Le Pur Sang.
Alfredo Bruck, Lorenzo Centeno y Nelson de La Rosa, vinculados a Le Pur Sang, son reconocidos como auténticos maestros de la restauración de autos antiguos y clásicos.
«Algunos coleccionistas también restauran sus propios autos» –hace la salvedad Centeno pero el ideal es recurrir a algunos de los expertos –agrega el coleccionista Antonio Valbuena, propietario de uno de los tres Mercedes 300 Ala de Gaviota que aún tenemos en el país. Entre sus clásicos deportivos figuran un Co de 1956, MG y Jaguar
Cuando un grupo se separa de Le Pur Sang, nace en Caracas, AVAAC o Asociación Venezolana de Automóviles Antiguos y Clásicos, establecida en 1990 por Jorge Bello Domínguez y Leonardo Casadiego. Agrupa a coleccionistas con apreciable bagaje de carros americanos de 1930 a los 70.
Refiere Bello que el año 1990, parte del grupo de propietarios comenzó a concentrarse en el estacionamiento del Mc Donald´s, en la Plaza La Castellana, luego de frecuentar las reuniones celebradas en el pequeño centro comercial en La Florida, sitio de reunión de miembros del ya antiguo Club Le Pur Sang.
Allí mismo fue donde nació la idea de “formar una institución con la particularidad de agrupar a todo tipo de autos, cuyo único requisito para la época, era ser antiguo y/o clásico, en consecuencia, luego de meses y meses transcurridos, y de muchísimas ideas, nos trasladamos a la sede de un taller mecánico cuyo propietario poseía un carro clásico. Allí participamos la noche del día 18 de enero de 1991, las siguientes personas, que repito en su mayoría teníamos más de un año madurando la idea, Jorge Bello Domínguez, Vache Karacachian Guiragosian, Pedro Antonio Vásquez Perdomo, Edgar Enrique López Rivas, María Eugenia Rodríguez Morales, Juan Federico Moreno Escalona, Martín Vicente De Gregorio Meléndez, Lynn de Mille, Jean Paul Mille, Arnold Francisco Araque Angola, Artur Da Silva, Marta Miñano y Leonardo Casadiego; todos propietarios de autos antiguos o clásicos.”
La agrupación sería denominada Grandes Máquinas Americanas pero luego, de consenso, optaron por Asociación Venezolana de Automóviles Antiguo y Clásicos -AVAAC-.
Para los últimos domingos de cada mes, AVAAC cursa una invitación abierta dirigida a todos los coleccionistas del país a fin de encontrarse en el Museo del Transporte, en Caracas.
En décadas posteriores nacieron otros clubes en Caracas y otras ciudades del país. En Mérida y San Cristóbal, como en San Juan de los Morros, algunos estados centro occidentales, Maracaibo y el norte de Anzoátegui, existen agrupaciones de amante de vehículos clásicos, es decir, unidades con 30 o más años, y pocas antiguas, que son las de la preguerra (1939 hacia atrás).
La primera agrupación de Mustang llegó agrupar setenta dueños de 200 modelos. En 1977 la fundaron Carlos Berkowitz, Marcelo Kock, Alfredo Van Grieken, José Lino Vaamonde, Salvador Alcalde, William Molina. Existen sociedades de propietarios de Volkswagen, una de estas dirigida por Numa Quevedo Atencio; de unidades con el sello MOPAR, de rústicos, multimarcas como AVAAC, entre otras. Impresiona la colección agrupada por los asociados a Le Pur Sang, preferentemente autos europeos bien conservados.
El interés por los autos de colección ha generado curiosidad por el modelismo a escala.
Algunos coleccionistas conservan todavía vehículos espectaculares pero no los exhiben como sí el casi centenar de unidades a la vista en el Museo del Transporte al igual que la visible dispersa en las instalaciones de los afamados parques temáticos promovidos en el estado Mérida por la familia Montilla. Son las dos mayores colecciones siempre disponibles para que el público las conozca y recorra además de que no se pueden comercializar, menos exportar.
Con AVAAC existe un convenio que hace del Museo Guillermo José Schael, sede permanente de la organización cuyos miembros son asiduos colaboradores en tareas relacionadas con la colección de automóviles, la mayor en cuanto a cantidad y variedad además de ser pública.
Jorge Bello, Leonardo Casadiego, Enrique López, Arthur Da Silva recuerdan con satisfacción que de los encuentros en el McDonald de La Castellana, nació la idea de formar una institución que tenga la particularidad de agrupar todo tipo de autos, cuyo único requisito para la época, era ser antiguo y/o clásico. Quienes se acercaron para abrazar la propuesta, comenzaron a darle forma y contenido a la que ya era una asociación virtual el año de 1990 –precisa el abogado penalista Leonardo Casadiego, en la actualidad en funciones como presidente de la asociación. Elaboramos los estatutos que regirían la normativa de la Asociación, elegimos una junta directiva, redactamos el acta constitutiva y le dimos personalidad jurídica.
La Junta Directiva quedó compuesta: presidente Jorge Bello Domínguez, vice-presidente Vache Karacachian Guiragosian, secretario Pedro Vásquez, director administrativo Enrique López Rivas, director relaciones publicas María Eugenia Rodríguez, director comercial Federico Moreno Escalona, director de eventos Martín Vicente De Gregorio Meléndez, vocales Lynn de Mille y Jean Paul Mille, asesores legales Arnold Araque y Leonardo Casadiego.
“A partir de entonces comenzó, ya de manera formal, la asociación que con su largo camino ha crecido, agrupando en una oportunidad mas de trescientos miembros, que por su puesto ha decrecido por razones múltiples, pero en línea general es una gran corporación”.
El presidente Jorge Bello Domínguez, culminó su mandato al final del año 1992 y fue elegido Karacachian Guiragosian, quien dirigió la agrupación hasta 1997.
Nostálgico, Jorge Bello Domínguez comenta: “… algunos se separado y otros nunca podrán regresar pues se fueron para siempre de este mundo. Pero los cimientos permanecen y me complace incluso que entre las filas de mi querida AVAAC circulen propietarios pues por diversos motivos no todos permanecen activos además de las complejidades crecientes de mantener activos los carros bien sean los antiguos como los clásicos. Todos sabemos las dificultades incluso para repuestos de autos actuales, qué decir de unidades con 30, 40, 50 o más años de antigüedad”.
Casadiego destaca al conmemorar el los 25 años de AVVAC: “Hemos sido tenaces, tanto damas como caballeros en el tiempo que ha devenido en cuanto a tratar de evitar que estos vehículos antiguos y clásicos, sean llevados fuera del país, intentando de esta manera que se conserven en Venezuela, ya que ellos aún con el paso del tiempo mantienen sus magníficas estampas, poderío de sus motores, líneas tan exóticas y en fin un cúmulo de recuerdos y magia que evocan el paso de nuestras caravanas, exposiciones y paseos”.
La asociación se ha dado a conocer y muchos de nuestros automóviles son requeridos para novelas, películas, comerciales, etcétera.















4 comentarios:

  1. A que hora será el encuentro en el museo ?

    ResponderEliminar
  2. No soy coleccionista de autos antiguos, sin embargo tengo un Goliath, de Bremen , Alemania del 1958, el cual dejo mi hija quien fue a España y desea vebnderlo. Agradezco informarme que debo hacer para ofrecerlo, tal como esta.

    ResponderEliminar
  3. No soy coleccionista de autos antiguos, sin embargo tengo un Goliath, de Bremen , Alemania del 1958, el cual dejo mi hija quien fue a España y desea vebnderlo. Agradezco informarme que debo hacer para ofrecerlo, tal como esta.

    ResponderEliminar
  4. Poseo un Pontiac sedan 4 puertas Motor 6 cilindros 1948, a la venta enteresados 04249602177

    ResponderEliminar