jueves, 27 de enero de 2011

Recogen firmas para proteger al Museo del Transporte



Gobierno quiere desalojar una institución única en Latinoamérica
DELIA MENESES | EL UNIVERSAL lunes 24 de enero de 2011 12:00 AM

Tanto Jorge Ernesto Bello Domínguez, un periodista de 80 años y bibliotecario del Museo del Transporte, como Orlando Gil, un obrero sin formación especializada, trabajador del museo hace 20 años, coinciden en el mismo punto. Con la orden de desocupación del terreno dictada por el Ministerio del Ambiente todos los objetos valiosos que custodia la institución quedarán huérfanos.
La preocupación por el destino de los 104 carros, 12 locomotoras, aviones, carruajes, carretas y embarcaciones que integran la colección del museo activó a la Fundación Historia Ecoturismo y Ambiente que, desde el jueves pasado, inició un proceso de recolección de firmas. Las rúbricas serán entregadas mañana en la sede del Instituto de Patrimonio Cultural para solicitar a este organismo que active una medida de protección y resguardo al Museo del Transporte mientras se define su situación.
Esta semana el Juzgado de Sustanciación de la Sala Político Administrativa admitió la demanda interpuesta a petición del Ministerio del Ambiente (propietario del terrero de 25.000 metros cuadrados donde está la sede de la institución desde 1970). La Procuraduría General de la República pide el cese del comodato, vigente hasta 2018, así como una medida de secuestro sobre el espacio.
Derbys López, director de la Fundación Historia Ecoturismo y Ambiente, recordó que este museo único en Latinoamérica, es Patrimonio Cultural de Venezuela, bajo la providencia administrativa número 0212/05 firmada el 30 junio de 2005.
Alfredo Schael, presidente de la Fundación Museo del Transporte, rescata que esta es una iniciativa privada pero de interés colectivo porque se trata de bienes culturales patrimoniales. "Es de la gente y funciona para la gente. A pesar de esto, hasta la fecha, ningún funcionario del Gobierno nos ha ofrecido una alternativa de reubicación. Por más de 40 años hemos cuidado de estos objetos con muy pocos recursos sin un medio del Estado ni de la empresa privada".
Bajo el resguardo de Bello, en la sede del museo en Sebucán también se encuentra una biblioteca sin referentes comparables en la región con toda la documentación de los sistemas de transporte en Venezuela.
"Yo perdí mi juventud aquí ganando sueldo mínimo, pero me siento gratificado porque logramos mantener este patrimonio. Otros nunca le van a dar el cuidado que nosotros le dimos", confiesa Gil, uno de los 6 obreros, con 20 años en el lugar, que quedará sin empleo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario